El INTI en el SIPAB

A través de la apertura de oficinas de vinculación con pymes en los parques de Pilar, Morón y Almirante Brown, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial expande su presencia en el Gran Buenos Aires. Allí podrá acercar con mayor eficacia sus servicios de investigación, desarrollo, innovación, asistencia técnica, mejora productiva y metrología.

Con el objetivo de acercarse cada vez más a las pymes argentinas, el INTI inauguró a fines de octubre oficinas de vinculación en tres parques industriales del Gran Buenos Aires, entre ellos, el SIPAB. El presidente del organismo tecnológico, Javier Ibañez, participó del lanzamiento en el Parque Industrial Pilar, junto al ministro de Producción bonaerense, Javier Tizado.

“Consideramos que la cercanía con el sector productivo es fundamental para ayudar a que las empresas piensen a largo plazo, y a que incorporen la innovación y el desarrollo a la agenda del presente”, expresó Ibañez. Y agregó que “el Instituto funciona como una caja de herramientas al servicio de que las pymes puedan mejorar sus posibilidades de competitividad en un mundo cambiante”. En ese sentido, indicó que el aporte del organismo tiene que ver con “la economía del conocimiento, el saber científico y la transferencia tecnológica”.

Por su parte, Tizado destacó “una coyuntura macro favorable”, a partir de “una gran rebaja de impuestos para el sector industrial de la provincia, de aproximadamente 10 mil millones de pesos en ingresos brutos e impuesto a los sellos, con exenciones especiales para pymes”.

¿Qué pasa en otros parques?

Ya sea con centros de investigación y desarrollo, con unidades de extensión o con oficinas de vinculación, el INTI tiene presencia física en numerosos parques industriales del país, como el de Trelew, Chubut, Rafaela (Santa Fe) y ciudad de Salta, entre otros.

El desafío de mejorar el ida y vuelta con el entramado productivo del Gran Buenos Aires se completa con un sistema de gestión impulsado desde Comercialización, a fin de saber con cuántas empresas se inicia un diálogo; con cuántas se genera un servicio; y cómo sigue el trabajo en ese caso: qué problemas se identifican; cuáles son las posibles soluciones; y de qué manera se llevarán adelante revisiones periódicas.

Fuente: INTI