INDUSTRIAS BACO

Cuatro generaciones al servicio de la industria nacional

Industrias Baco tiene una historia tan antigua como su buena reputación. A lo largo de sus más de setenta años en el mercado, supo forjar vínculos comerciales con algunos de los organismos y empresas más importantes del país. Innovación y desarrollo marcan la impronta de esta firma, que hoy sigue destacándose por sus acoplados y semirremolques, entre otros productos.

Daniel Bacolla arranca la charla con los recuerdos más antiguos de lo que alguna vez le contaron sobre la fundación de su empresa. La anécdota se remonta a 1944, cuando su abuelo, de entonces 26 años e italiano de nacimiento, montó su primer taller en Ciudadela, a tres cuadras del puente de Liniers. Allí, produjo los primeros gatos hidráulicos de la Argentina. La fama se la ganó durante uno de los por entonces tradicionales desfiles militares que se organizaban sobre la avenida 9 de Julio los domingos. Él y su esposa habían llevado al papá de Daniel a verlo y, mientras disfrutaban del evento, frente a ellos se descarriló la oruga de un tanque de guerra.

En esa época, no existían grúas que lo pudieran levantar, y las soluciones que se buscaban parecían no funcionar. El fundador de la empresa escuchó los comentarios y se acercó a los organizadores con una propuesta: les habló de sus gatos hidráulicos y de cómo podría resolver el inconveniente. Y así fue.

“Más tarde, se hizo muy famoso vendiéndoselos al Ejército, que en esa época construía mucho. Había una empresa muy importante que se llamaba Ferretería Francesa, que fue el primer distribuidor de los gatos hidráulicos de mi abuelo. El teniente coronel con el que había hablado le dijo que el Ejército necesitaba esa herramienta. Y le pidió que fuera al día siguiente a Campo de Mayo a hablar con el general, que lo pondría al tanto de lo que necesitaban. Así fue que mi abuelo y sus productos se empezaron a hacer famosos”, cuenta Daniel.

A través del gato hidráulico, el abuelo Bacolla creó un cilindro y así construyó su primera carrocería volcadora. Después se trasladó a Caseros y en esa etapa empezó a trabajar en la empresa el padre de Daniel. “Soy la tercera generación y ya está la cuarta. Mis hijos Matías, Nelson y Gastón también forman parte. Por suerte a los tres les gustaron los fierros. Ya tengo nietos y espero que también se interesen y se conviertan en la quinta generación en la empresa”, sueña. Y recuerda cómo fueron sus primeros pasos en Industrias Baco: “Mi padre veía que a mí también me gustaba todo este mundo. Me llevaba a la fábrica todos los sábados y en vacaciones de invierno y verano, al menos una semana trabajaba con él y aprendía. Luego fui a al colegio industrial Ingeniero Huergo. Cuando empecé la secundaria, ya sabía manejar el torno y soldar, entre otras cosas”.

La empresa hoy

Daniel cuenta que el clima laboral en Industrias Baco es muy bueno. La producción es alta, dada la demanda, y actualmente emplean a cerca de noventa persona. Baco tiene una familia de productos muy grandes: semirremolques y acoplados; volcadoras de distintos tipos con chapas especiales importadas de Suecia; máquinas especiales para poder procesar esos espesores de chapa; y una línea de auxilio y otra hidráulica, entre otros.

“El ACA es cliente nuestro hace treinta años. Las grúas que se usan en la Ciudad de Buenos Aires también son nuestras. Siempre fabricamos las carrocerías para el transporte de tropas del Ejército Argentino. Mandamos junto a Mercedes Benz alrededor de 900 unidades a Haití. Vendimos productos en Sierra Leona. Fabricamos carrocerías en las que los soldados van bien protegidos, con jaula antivuelco, de última generación, como se usan en todo el mundo. Muy completas y modernas”, enumera Daniel. “Buscamos que nuestra empresa sea considerada una firma que apuesta e invierte en tecnología de punta. Ofrecemos la mejor atención, posventa. Siempre lo mejor. Creo que es por eso que carroceamos con Mercedes Benz, con Volvo, Iveco, Scania y Mack. Todas llevan nuestras volcadoras. Es un orgullo ir sobre marcas tan importantes en el mundo”, destaca.

Baco en el futuro

Además de buscar consolidarse con un nuevo emprendimiento en Paraguay, esta empresa sigue apostando por superarse día a día. Sus siempre destacados productos están entre los más modernos del mercado, y son fabricados con tecnología de punta. “Estamos como en el primer mundo”, subraya Daniel.

En cuanto al SIPAB, Daniel resalta que siempre es un gran aliado para las empresas. “Mi hijo Matías intenta ir a todas las reuniones. Es algo muy importante tener a esta Comisión Mixta. Nuestro vínculo siempre fue bueno”, sostiene.

“En el Parque todos se ocupan de producir lo mejor y superarse. Muchas empresas lamentablemente ya no están más. A todos nos ha castigado el país y los altibajos en la economía. Pero acá estamos como buenos patriotas, siempre apostando, porque es un país muy rico. Siempre tenemos que ser un poco mejor y luchar por eso para ayudar al país”, afirma.

Para el futuro, el sueño de Daniel y de Industrias Baco es seguir produciendo más y mejor, innovar y generar un impacto en la industria nacional.  Y resume: “Crecer y producir cada vez más. Nunca dejar de crecer”.

Monteverde 3645 – Sector Industrial Planificado de Alte. Brown

Tel. 4299-1061

www.industriasbaco.com

info@industriasbaco.com