Ginyplas Una apuesta familiar a la industria nacional

Ginyplas nació como un tímido emprendimiento emplazado en el garaje de una casa en 1979. Las aspiraciones de sus fundadores eran grandes, y con esfuerzo y dedicación apostaron todo a sacar adelante ese sueño. Como muchas empresas argentinas, surgió como un taller metalúrgico familiar que más tarde se dedicó a la matricería para plásticos. Hoy, Ginyplas es una de las empresas más importantes del SIPAB, con 22 empleados, pero en ese crecimiento no perdió la calidez de los emprendimientos familiares.

El esfuerzo del pasado dio sus frutos: en la actualidad, fabrican una línea de productos con matricería propia, y se especializan en la provisión de accesorios y grifería para la conducción de agua potable y accesorios para riego, a la vez que aportan soluciones y satisfacen necesidades relacionadas a este rubro. En constante expansión, la empresa se diversificó con nuevos productos que responden al reconocimiento y pedidos específicos de los profesionales instaladores.

“Los primeros años fueron muy duros. Comencé haciendo trabajos de tornería. No tenía experiencia ni clientes, pero acompañé el anhelo de mi padre de tener un taller de tornería, que luego se convirtió en matricería”, cuenta José Luis Giúdice, uno de los gerentes y fundadores de Ginyplas; y recuerda: “Más adelante se incorporó mi hermano Guillermo, también socio de la SRL. Comenzamos juntos a transitar el camino de desarrollar una pyme contratando capacitación externa e “in company”, dedicados a la fabricación y comercialización de productos para caños para la conducción de agua y diversos accesorios para desagües y grifería”. 

¿Qué define a la empresa en la actualidad?

En la actualidad, nuestra empresa se encuentra en un mercado complejo, con una competencia no muy clara. Consideramos que es un momento de transición y el crecimiento está un poco “amesetado”. Pero mantenemos la misma estructura invirtiendo en desarrollo de nuevos productos y en mejoras de los existentes.

¿Cuáles son sus desafíos y valores?

Tenemos como desafío posicionarnos como una empresa comprometida con el crecimiento del país hacia una forma de trabajo transparente, de mejora continua. Nos han otorgado el certificado de Actitud Ambiental, lo que representa un logro para nosotros y para la sociedad.

¿Cómo es trabajar en Ginyplas?

Creo que habría que consultarles a nuestros colaboradores. Pero, desde mi punto de vista, tratamos de que sea en un ambiente de respeto mutuo y en condiciones laborales cómodas.

Nuestra filosofía se basa principalmente en la satisfacción de las necesidades de los clientes internos y externos. Cada uno de nuestros integrantes tiene la misión de trabajar en servicio de los demás.

¿Qué metas, apuestas y sueños persiguen?

Nuestras metas y sueños están enfocados en que Ginyplas crezca como empresa, no individualmente, sino en un contexto nacional, con reglas de juego claras para los distintos sectores socioeconómicos. Me refiero a que hoy la presión tributaria recae sobre un sector de la sociedad contribuyente, afectando fuertemente a las pymes y trabajadores. Apostamos a que tomemos conciencia todos como sociedad y los gobiernos implementen los controles necesarios para que los argentinos podamos vivir más justa y equitativamente.