GEFINK: Una apuesta nacional que recorre el mundo

Con casi dos décadas en el mercado, esta empresa de capitales nacionales dedicada a la producción, comercialización y distribución de tintas para las artes gráficas sigue pisando fuerte en el mercado. En esta nota, su dueño, Rubén Cozzi cuenta la historia de una de las fábricas más importantes del SIPAB.

Rubén Cozzi está vinculado al mundo de la producción de tintas hace más de 50 años. Hace un poco menos, diecisiete para ser exactos, fundó GEFINK, su primera fábrica ubicada en el partido de Avellaneda. En 2005, la empresa se trasladó al SIPAB y hoy es líder en su rubro con cerca del cincuenta por ciento del mercado y alta participación en los clientes de mayor consumo. Su actividad es la fabricación de tintas y barnices de base acuosa para cajas de cartón corrugado, papeles kraft y bolsas multipliego, entre otros productos.

“Hacemos acuerdos con los grandes clientes y les damos un stock en consignación con un técnico dentro de la empresa y les facturamos el consumo a fin de mes. La tinta no es formadora de costos, pero sí de cuanto problema pueda tener una caja. Los clientes hacen acuerdos a largo plazo y hoy estamos en el orden de las 1800 toneladas anuales”, cuenta Cozzi.

A lo largo de los años, GEFINK se consolidó como una de las empresas más importantes del SIPAB. Su apuesta a mejorar el rendimiento y la calidad de sus productos se tradujo en fuertes inversiones en materia de tecnología de acuerdo a las exigencias y estándares internacionales y del medio ambiente. Porque no sólo buscan ser una firma destacada del sector, sino también que su producción sea sustentable y ecológica.

“Gracias a esta tecnología estamos exportando a otros países de Latinoamérica. Se nos abren nuevas puertas.  Creemos que este año va a ser el despegue porque la tinta al agua en el mundo está empezando a usarse más que la tinta solvente por un tema de ecología”, explica el titular de GEFINK.

¿Qué tipo de medidas ecológicas toman?

Tenemos efluentes líquidos cero. Tenemos que hacer  reservorios de agua en el Parque por una ordenanza municipal, así que juntamos el agua de lluvia en tanques, la filtramos y la usamos en el proceso productivo. Eso es sustentabilidad. Creíamos que esto era algo muy novedoso. De hecho una vez desde el Municipio nos pidieron que participemos de un congreso representando al distrito.

¿Cómo repercute esa consciencia por el medioambiente en el trabajo diario?

Todo esto nos da grandes posibilidades de exportar. Estamos muy bien equipados, tenemos tecnología de punta, bajamos mucho nuestros tiempos. La fábrica es impecable, parece un quirófano.

¿Cómo definiría el trabajo en GEFINK?

Es una fábrica familiar, como muchas de las del Parque. A nivel humano, trabajamos en equipo y sobre todo en la mejora continua de nuestros productos y para expandirnos. Por ejemplo, el próximo año queremos crecer más en exportaciones.

¿Qué características tiene el proceso productivo y cómo impactaron los cambios tecnológicos que implementaron?

Tenemos normas ISO 9001 desde 2005 e ISO 14001 desde 2010, y un proceso muy organizado que nos da como resultado una muy buena productividad. En el último tiempo incorporamos tecnología nano, para moler los pigmentos y resinas que importamos de Asia, Alemania, Sudáfrica y Estados Unidos. El pigmento viene en 200 micrones (la milésima parte del milímetro). Antes lo molíamos por debajo de cinco micrones y ahora lo hacemos a 200 nanómetros (la milésima parte del micrón). Son partículas tan pequeñas que sólo se pueden medir con equipos de rayos láser. Tenemos la última tecnología para satisfacer a nuestros clientes.

General Ink Factory S.A.

www.gefink.com.ar

J. Melian 3275 Parque Industrial Burzaco 

(5411) 4238-6879/9954/9955.