Doce años al servicio del compromiso y la calidad

El gerente general de Hesurmet, Martín Cipollone, se desempeña hace más de una década en la empresa responsable de la recolección de residuos en el partido de Almirante Brown. Una tarea que le propone desafíos cotidianos a la par que satisfacciones.

De perspectiva joven y emprendedora,  Martín Cipollone se cuenta entre los representantes más destacados de las empresas del SIPAB. Hace veinte años se graduó como Ingeniero Civil y, desde entonces, su carrera no paró de crecer. Durante sus primeros años de profesión, se desarrolló en empresas constructoras y de servicios que le dieron una experiencia significativa en materia de gestión.

“Hoy -cuenta- el trabajo que hago es dinámico e intenso. Exige sobre todo capacidad de respuesta multifacética porque requiere atender y transformar problemas de origen multicausal. Es un trabajo de gestión para el que necesitás capacidad de respuesta para distintos frentes en los que no siempre resolvés todo”.

Entre las principales cualidades que, según Cipollone, requiere su posición en Hesurmet se destacan la constancia y confianza para poder transformar los desafíos cotidianos. Y agrega: “También son importantes la calma y templanza, además de tener la convicción de que a través de un esfuerzo sostenido se van a lograr los objetivos que nos planteamos”.

¿Cómo es trabajar en Hesurmet?

Trabajar en una empresa ambiental es un gran desafío y tiene una gran responsabilidad en pos de mejorar la satisfacción de nuestro principal cliente, que es la Municipalidad de Almirante Brown, con más de 600 mil habitantes. La higiene urbana es una tarea de capital importancia para la Municipalidad. Y para Hesurmet, el punto neurálgico está en que nuestro cliente esté satisfecho y ése es el desafío. Para eso se necesita liderar un equipo de trabajo muy grande, al que le agradezco el compromiso y la dedicación. Cuando estás en un cargo ejecutivo, hay que tener en claro que se trabaja con un equipo enorme de gente que te tiene que responder. Siempre es importante reconocerles el trabajo.

Hesurmet cuenta además con clientes como el SIPAB, el CEAMSE y empresas particulares. Para cada uno de sus clientes, Cipollone destaca que la firma “siempre apunta a dar valor a la gestión, apoyándose en un sistema que está certificado por IRAM bajo normas ISO 9001”.

Ese reconocimiento se complementa con la alianza académica que la empresa mantiene con la UTN desde hace siete años y con otros grupos vinculados al área de ingeniería medioambiental, como GIDEIAM. “Juntos participamos de varios congresos y exposiciones. En cada caso, usamos la experiencia que nos dio el vínculo con la universidad como plataforma para hablar de nuestro trabajo. Eso nos da vuelo para conseguir mejores resultados”.

Entre los eventos y exposiciones que compartió Hesurmet con la universidad se destacan el 18º Encuentro Nacional de Mejora Continua SAMECO (2013); el Congreso Internacional de Residuos Sólidos Urbanos San Juan (2014); la Expo Gobierno y Servicios Públicos Costa Salguero (2014); y el Congreso Reciclar Rafaela, Santa Fe (2016).

¿Qué te enseñaron estos años en Hesurmet?

La necesidad de mejorar y hacer crecer la empresa nos ha llevado a realizar acciones tendientes a potenciar y desarrollar estrategias dirigidas a colaborar en la resolución  de temas ambientales. Esto nos enseñó la importancia de la interacción permanente y el esfuerzo sostenido para lograr la satisfacción de nuestros clientes. Eso es lo más fuerte.