Ser Bombero “Es una vocación que te integra, que te lleva a ser parte de la comunidad”

El Comandante Mayor Eduardo Bertelli, jefe del cuerpo de bomberos de Alte. Brown, es uno de los grandes héroes anónimos del distrito. Ingresó a este cuerpo en 1985 y adquirió la máxima designación en 2004. Hoy, a los 59 años puede decir que pasó la mitad de su vida entre autobombas, incendios y rescates. Hace poco tiempo, su compromiso le valió la distinción como Bombero Honorario por parte de sus colegas de la ciudad de Itapúa, Paraguay. “Antes de la jefatura, hice mi carrera de bomberos como todo el mundo: aspirante, bombero oficial y oficial, hasta llegar a la jefatura”, cuenta Bertelli en esta entrevista.

 

¿Cómo es la vida del bombero?

 

El problema grande de los bomberos es el ingreso. No hay equipamientos a nivel nacional, hay que comprarlos todos afuera. No hay una industria para suministrarlo. La institución les brinda el uniforme a todos los bomberos que son voluntarios. Cada uniforme y equipo ronda los cuatro mil quinientos dólares. Se hace a veces dificultoso mantener los edificios y sus suministros, y comprar equipamiento, depende de que ingrese mucho dinero. Siempre está primero la actividad de los bomberos, y si no se invierte en el edificio, al tiempo se hace el doble de caro ponerlo en condiciones para brindar el servicio. El problema siempre fue el recurso. Ahora, eso se fue modificando. Tenemos ingresos que nos facilitan la proyección de la compra de un camión, por ejemplo.

 

¿Cuántos bomberos hay en el cuerpo de Alte. Brown y cómo es el trabajo?

 

120 bomberos distribuidos en los cuatro cuarteles: Longchamps, Claypole, Adrogué y Parque Industrial. Cada uno tiene su responsabilidad. No se invita a nadie a participar, todos vienen solos. Las obligaciones las asume cada uno. Cada uno sabe cuáles son sus funciones. A mayor jerarquía, mayor responsabilidad, por la conducción del personal.

 

¿Qué significa para usted ser bombero?

 

Cuando uno se manifiesta bombero por su vocación de servicio deja un montón de cosas de lado, su vida, sus proyectos, su familia, los amigos. El servicio siempre está primero. Para nosotros la víctima prima siempre. Y uno va dejando los cumpleaños de los hijos, la familia en Navidad y en Año Nuevo. Todas esas cosas desgantan si la familia no acompaña al bombero. Después vienen los reclamos de las cosas que uno no hizo. Pero a la vez es una vocación que te integra, que te lleva a ser parte de la comunidad.

 

Al bombero se lo ve como un héroe.

 

El bombero hace lo que el resto de la ciudad no. Todo lo que no hace el resto lo hacemos los bomberos. Es el único teléfono que está abierto las 24 horas y atiende un ser humano. Damos respuestas las 24 horas del día. Eso es lo que la gente ve. Somos de carne y hueso, somos humanos.

 

¿Cómo manejan el riesgo constante?

 

La capacitación lleva a que uno no tenga tan presente el riesgo, aunque lo conoce. Lo afrontamos porque tenemos capacitación. Los días de capacitación son los sábados y domingos, normalmente, porque el día de la semana el bombero trabaja para mantener a su familia. Y eso le quita también a la familia. Y esa capacitación le va dando al bombero elementos para el día a día, para cubrirse de los riesgos que todos ven, pero los bomberos no, porque son parte de su trabajo.

 

¿Todos tienen otros trabajos?

 

Todos tienen otros trabajos para alimentar a sus familias. Si el bombero sale a las cuatro de la mañana a atender un incendio y vuelve a las seis, una hora después tiene que estar en su trabajo para llevarle el pan a su familia. Ese es el sacrificio que quizás no se nota pero que está en cada voluntario.

 

¿Qué es lo más difícil de ser bombero?

 

Es que la familia no lo acompañe.

 

¿Qué es lo que más lo impacta de su trabajo?

 

El problema es que cuando uno va creciendo y ve involucrados chicos en los servicios. Uno tiene hijos y ve a esos chicos como hijos propios. Entonces cuando veo un chico que está sufriendo es cuando me quiebro. Después el bombero se autopsicoanaliza y se quita todo ese velo que puede llevarlo a asimilar el problema.